Cómo funciona el aislamiento térmico en México.

El aislamiento térmico es la capacidad que tienen ciertos materiales para evitar la conducción de calor o frío. Todos los materiales presentan cierto grado de resistencia térmica, algunos en mayor medida que otros. A los materiales que poseen mayor resistencia se les denomina aislantes. Estos materiales no sólo se oponen a la conducción de temperaturas térmicas sino que además, evitan la transmisión de ruido proveniente del exterior. Las ventajas que ofrecen el aislamiento térmico son muchas y lo posicionan como una muy buena opción para emplearse en viviendas.

Debido a que los materiales aislantes dificultan la transmisión de temperatura y ruido del interior al exterior, se reducen gastos considerablemente. Esta reducción de gastos genera un desprendimiento de lo que se denomina hipoteca energética, que es el costo de energía necesario para habitar una casa. Lo anterior es posible gracias a la reducción del uso de aclimatadores en temporadas invernales o de extremo calor. El clima se regulariza por sí mismo con el uso de aislantes en materiales para construcción, puertas o ventanas.

Mantener fresca la casa

Los aislantes térmicos más usados en edificaciones son la madera, la espuma de poliestireno expandido, la espuma de poliuretano, el poliestireno extruido, las lanas minerales (como la del vidrio), y las placas de yeso laminado. Se puede observar que existen muchos materiales aislantes implementados en la construcción, sin embargo no todos ofrecen el mismo beneficio. Otro material aislante es el ploricloruro de vinilo, y posee muchas ventajas, como ya se dijo en el artículo Ventajas del PVC. Los perfiles de ventanas hechos de PVC siempre obtienen puntuaciones mayores que las del aluminio o las ventanas de madera y tienen mayor aislamiento.

Ventanas y puertas térmicas: aislamiento en casa

Una ventana o una puerta térmicamente funcional es aquella que reduce el uso de calefacción o aclimatadores en la edificación. Aun en construcciones poco adaptadas al ambiente, el empleo de ventanas y puertas aislantes supone una mejora considerable en el clima interno del espacio. Los beneficios no sólo se quedan en el mejoramiento del inmueble, sino que se acompañan de más ventajas, principalmente de tipo económico.

Puertas y ventanas de PVC

Razones para invertir en aislamiento térmico.

Aislamiento térmico redituable todo el año

Debido a la versatilidad que poseen los materiales aislantes, las ventajas de su uso en la construcción están presentes en cualquier temporada del año. En épocas invernales el aislamiento térmico provoca un ahorro en gastos de calefacción, y en temporadas calóricas se reducen gastos en aire acondicionado. Se puede decir entonces que el gasto en la hipoteca energética es mucho menor que con ventanas o puertas comunes. Es por esto último por lo que aquello que pareció un pago cuantioso se convierte en una inversión a largo plazo.

Aislamiento acústico

Las ventanas y puertas aislantes no sólo proporcionan beneficios térmicos y económicos, también liberan de la transmisión del ruido exterior. El aislamiento acústico es una característica muy apreciable de los aislantes, pues permiten disfrutar de espacios libres de contaminación auditiva. La resistencia frente al ruido asegura un ambiente adecuado para el descanso y la relajación, e incluso para la ejecución de labores.

Beneficio ecológico

Ya se han mencionado muchas ventajas del uso de materiales aislantes en la construcción, pero lo anterior no es todo. Hay que tener muy presente que el uso de calentadores y aires acondicionados no sólo suponen un gasto económico sino también energético. El gasto de energía eléctrica genera emisiones de dióxido de carbono que llegan hasta la atmósfera y generan problemas para el planeta. Por lo tanto, el uso de materiales aislantes en ventanas, puertas o cualquier otra estructura, conlleva un beneficio ecológico significativo.

Como se puede ver, es factible la implementación de materiales aislantes en la construcción y en la indumentaria de esta misma. Es posible porque su uso no representa un gasto sino una inversión, además de que genera diversos beneficios. El aislamiento acústico y el ahorro económico y energético que traen consigo la reducción de emisiones de dióxido de carbono son funciones muy importantes del aislamiento térmico.

Related Posts

Leave a comment