SOLUCIONES ECOLÓGICAS QUE PUEDES SEGUIR TÚ MISMO

SOLUCIONES ECOLÓGICAS QUE PUEDES SEGUIR TÚ MISMO

El cambio climático y la falta de recursos son sólo algunas de las señales del maltrato que sufre nuestro planeta. Es fácil quejarnos y esperar a que alguien más tome acción contra estas consecuencias. Hay acciones que pueden parecer pequeñas, pero al final del día ayudan a que el planeta sufra menos cambios dañinos. Aquí te diremos algunas soluciones ecológicas que tú mismo puedes implementar en tu vida diaria.

HÁBITOS ECOLÓGICOS

Mira a tu alrededor y nota cuántas de las cosas o acciones que ves son amigables con el medio ambiente. En nuestro entorno predomina el consumismo, lo que desgraciadamente a su vez produce una cultura de deshecho sin reciclaje. Nuestros pequeños hábitos de consumo son los que contribuyen a la gran montaña de deshecho que acaba con el planeta. Desgraciadamente estos son los hábitos que nos inculcaron desde que éramos niños y es difícil cambiarlos, pero no es imposible. Existen pequeñas, pero significativas soluciones ecológicas que puedes implementar en tu vida diaria para comenzar a cambiar tu entorno desde hoy.

AHORRA AGUA

Lo hemos escuchado miles de veces como una de las principales formas de ayudar al planeta, pero pocos lo practicamos. Esto se debe a que no siempre sabemos cómo implementar esta importante estrategia que sabemos que sería de mucha ayuda. Hay varias formas de hacerlo: mide tu tiempo para tomar una ducha o utiliza la lavadora siempre a su máxima carga. También debes cerrar el grifo si te afeitas o lavas los dientes y checar que no haya fugas o fallas. Reutiliza el agua que utilizas para trapear el suelo o lavar los trastes cuando laves el patio o el carro.

Ahorro de agua

LIMPIA ECOLÓGICAMENTE

La contaminación del agua por soluciones jabonosas o algunos detergentes es una de las más comunes, pero tú puedes cambiarlo. Busca detergentes que sean biodegradables; hoy en día es muy común encontrarlos en las tiendas de autoservicio a precios bajos.

SEPARA LA BASURA

La acción de separar el vidrio del plástico, madera o cartón, aunque pequeña, hace la diferencia pues generas menos contaminación.

Cuidar el medio ambiente

NO COMPRES PAQUETES PEQUEÑOS

Los pequeños envases en los que encuentras galletas, cereales o jugos acumulan mucha basura cuando ya no están en uso. Puedes comprar grandes empaques y dividir las porciones en casa en envases de vidrio o plástico para reducir los desperdicios.

NO USES TELAS SINTÉTICAS

Este tipo de telas se desgastan fácilmente y están fabricadas con pesticidas; necesitarás comprar más y esto generará más contaminación. Es mucho mejor utilizar telas hechas con procedimientos 100% naturales y artesanales que cuidan de tu piel y del planeta.

LIMITA TU CONSUMO ENERGÉTICO

Nuestro estilo de vida actual requiere de demasiado consumo energético, pues no podemos pasar un día sin utilizar aparatos electrónicos. Aunque no podamos evitarlo, hay medidas que podemos tomar, por ejemplo, comprar focos ahorradores y desconectar lo que no estemos usando.

CONSUME LO LOCAL Y ARTESANAL

Los productos creados por industrias pasan por varios procesos que muchas veces son altamente contaminantes, pues consumen recursos y energía. Los productos artesanales, además de apoyar la economía local, están libres de químicos y procesos que contaminen a nuestro planeta.

ADOPTA LA CULTURA DEL RECICLAJE

Si aún no lo haces, comienza reutilizando envases o productos que consideres que no son perecederos; dales un nuevo uso. Reutiliza las hojas de papel, los útiles escolares y dale vida a la ropa vieja que hayas dejado de usar.

Reciclaje

NO TEMAS INVERTIR EN SOLUCIONES ECOLÓGICAS

En cuestión de precios, a simple vista parece más económico adquirir los productos ordinarios en lugar de comprar los eco-friendly. Por ejemplo, las ventanas de aluminio o de madera aparentan ser un gasto menor que las ventanas fabricadas con PVC. Lo cierto es que las ventanas de PVC ofrecen grandes beneficios tanto ecológicos como económicos; te presentaremos las más importantes:

LARGA VIDA ÚTIL

Tras varias pruebas y examinaciones, se ha concluido que el PVC es un material que brinda durabilidad y resistencia. Al ser un material que difícilmente se desgasta o maltrata, el mantenimiento es mínimo y su vida útil es mayor. Las ventanas y puertas de aluminio o madera tienden a agrietarse o necesitar de constante mantenimiento, limpieza y múltiples reparaciones.  Estudios han demostrado que más del 65% de productos de PVC presentan las características necesarias para una duración de décadas.

EXCELENTE INVERSIÓN

La relación costo-beneficio de las puertas y ventanas de PVC ha excedido las expectativas, pues han demostrado ser altamente eficientes. A pesar de ser aparentemente más costosas que las ventanas ordinarias han manifestado grandes beneficios a corto y largo plazo. Tan sólo los gastos de mantenimiento de otros materiales exceden el costo total de la inversión en materiales de PVC.

AMORTIGUAMIENTO DEL IMPACTO EN EL CAMBIO CLIMÁTICO

Probablemente uno de los mayores beneficios del PVC recae en el aislamiento térmico y sonoro que brinda. Al ser un material térmico y aislante, ayuda a ahorrar energía y evita el aumento de las emisiones de CO2. Este gas es la consecuencia del abuso de consumo de energía y forma parte de los Gases de Efecto Invernadero. El efecto térmico del PVC erradica la necesidad del uso de aclimatadores disminuyendo así el consumo excesivo de la electricidad.

AISLAMIENTO SONORO

Ya sea para el hogar, la oficina o un espacio personal, las puertas y ventanas de PVC proveen de excelente aislamiento sonoro. Se ha probado que el silencio trae varios beneficios a la salud (tanto mental como física) de quien lo disfruta.

Así como los materiales de PVC forman parte de grandes soluciones ecológicas, existen otras tantas alternativas que podemos tomar en cuenta. Entre estas opciones se encuentran las celdas solares, los pozos que recolectan el agua de lluvia, filtros de agua, etcétera.

No necesitamos ser dueños de grandes empresas ni tener a la mano grandes herramientas ecológicas para salvar a nuestro planeta. Con sólo decidir implementar una de estas pequeñas soluciones, podremos ver grandes cambios a nuestro alrededor si comenzamos hoy mismo. No serán necesarios muchos elementos para comenzar, sino simplemente un poco de tiempo, valor y consciencia; nuestro planeta lo agradecerá.

Related Posts